Guantes y tapabocas tirados en la calle se están convirtiendo en un problema ambiental

En andenes, calles y sumideros de aguas lluvias han sido vistos. Quienes arrojaron los guantes, tapabocas, pañitos, recipientes de antibacterial y frascos de alcohol no saben sobre el alto impacto ambiental y a la salud pública que esta actitud puede conllevar.

Una investigación realizada por científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, la Universidad de California, Los Ángeles y Princeton, estableció que el covid-19 podía durar dos o tres días en plástico y en acero inoxidable, y por hasta 24 horas en el cartón, así como ocho horas en el látex, materiales de los que están hechos varios de estos productos.

Pero no solo eso. Muchos de estos elementos terminan en fuentes hídricas como ríos y quebradas debido a que la lluvia los arrastra hasta los sumideros, situación que además de contaminación, puede generar inundaciones como consecuencia de la obstrucción de los canales de flujo del agua hacia las alcantarillas.

Ante la falta de cultura y conciencia por parte de algunos ciudadanos, las Corporaciones Autónomas Regionales decidieron emprender una campaña para que las personas realicen una adecuada disposición de los residuos de guantes, tapabocas, pañitos, recipientes de antibacterial, frascos de alcohol, entre otros elementos, cuyo uso ha incrementado a nivel nacional debido a la emergencia sanitaria que se registra por cuenta del coronavirus.

La promotora de esta iniciativa fue la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena –CAM del Huila y, posteriormente, fueron sumándose las otras autoridades ambientales del país en busca de no hacer más crítica la situación, tras generar emergencias ambientales.

Compruebe también

Roche quiere producir millones de pruebas rápidas para COVID-19 al mes

La farmacéutica suiza Roche planea aumentar la producción de pruebas rápidas de antígeno para COVID …