Regla de tres simple: Ausencia de propuestas, ausencia de liderazgo, por José Angel Borrego

Pregunte a quien se atraviese en su camino si conoce de alguna propuesta responsable para sacar al país del atolladero, hoy, o mañana. Nosotros lo hicimos. Preguntamos vía telefónica a 93 personas de buena cultura general (incluida política) y logramos algunas respuestas sorprendentes. 9 piensan que si Guaidó asume de inmediato provendrá el “maná divino”. ¿Cómo? No lo saben. “El tiene cómo” fue más o menos la coincidencia. 17 creen que Trump ordenará la reactivación urgente del país por el factor petrolero. 12 estiman que es probable que promotores extranjeros de turismo vengan en cambote, sin razonar el argumento. 8 piensan que Dios proveerá. El resto (un pelito más de la mitad) supone que “algo” tiene que suceder.

¿Propuestas concretas que conozcan? Ninguna. Solo alguien citó que según Yon Goicochea se necesita una modesta suma para reactivar 5.800 viejos pozos petroleros. Eso podría ser cierto, pero la suma requerida no es modesta aunque la inversión pueda lucir atractiva puesto que la producción es a corto plazo y de crudo no-pesado. Pero como propuesta de algún líder, de algún partido o de algún empresario no existe, porque las leyes que regulan la materia son adversas a inversiones extra Estado. ¿Alguien ha solicitado revisar esta legislación? Quien ose hacerlo es vende patria porque cuando se demuestran conveniencias para PDVSA la partidocracia se encarga de demonizar la idea y esa es una de las dos razones por lo que La Industria está en las tablas. La otra es Chávez sin duda alguna. Luis Giusti lo intentó infructuosamente y lo único que se le permitió fue la creación de alianzas estratégicas más tarde boicoteadas por Chávez.

Bajo esos antecedentes ¿quién querrá arriesgar capitales? Es aquí donde la gerencia política, si la hubiere, estaría planificando cómo mercadear esos 5.800 pozos al menos, en 58 bloques de 100 pozos cada uno o viceversa: 100 bloques de 58 pozos. Y en lugar de rogar la intercesión de magnates se exploran aliados de medianos capitales que juntos suman lo que nosotros necesitamos. Pero no. El liderazgo se limita a observar cómo se destruye PDVSA sin otro aporte que la crítica, pertinente, pero innecesaria porque la destrucción es similar al volcán que arrasó a Pompeya y todos lo palpamos cada día. (En estos momentos en las colas para surtir de gasolina nuestros cacharros).

¿Dónde está el liderazgo? Sabrá Dios o tal vez hasta Él lo ignore. En Venezuela tenemos Cerebros para cada materia pero como no están alineados con ningún partido se les silencia. Uno los ve, los escucha o los lee y entiende sus argumentos. Son líderes de sus propios espacios que no cuentan con aval político oficialista ni opositor. Son geniales y lo demuestran fuera del país porque aquí no se les permite construir vías hacia el desarrollo. Cómo nos gustaría estar equivocados en esta percepción..!

JoséAngelBorrego

Compruebe también

El único camino es el voto por José Gregorio Rodríguez

El único camino es el voto, no queda de otra el camino constitucional para salir de los rigores de una crisis