Así fue la trama de petróleo venezolano por alimentos de México

Justo tres días después de que Andrés Manuel López Obrador le lanzara un salvavidas a Nicolás Maduro y se ofreciera a venderle gasolina al régimen chavista, el Gobierno estadounidense ha revelado la trama radicada en México para sortear sus sanciones y distribuir el petróleo venezolano. Según las autoridades estadounidenses, dos empresas mexicanas, Libre Abordo y Schlager, han extraído de Venezuela 30 millones de barriles de crudo por unos precios irrisorios.

Este diario informó en abril de que el Gobierno de EEUU investigaba la trama entre las dos empresas mexicanas y la petrolera estatal venezolana, Pdvsa, para canjear crudo de esta última por 210.000 toneladas de maíz y 1.000 tanques de agua potable. Finalmente, Libre Abordo y Schlager sacaron los 30 millones de barriles y sólo pagaron con 500 tanques de agua, un precio que EEUU considera «increíblemente inflado».

Las personas sancionadas por el Tesoro estadounidense son el mexicano Joaquín Leal, socio del colombiano Alex Saab, detenido en Cabo Verde y cuya extradición ha solicitado EEUU, y las empresarias Olga María Zepeda Esparza y Verónica Esparza García. Se les prohibe a ellos y a ocho compañías con las que operan hacer negocios en EEUU, donde quedan congelados todos sus bienes.

Relevo de Rusia

Según la investigación de EEUU, revelada el jueves por el Tesoro (ministerio de Finanzas), cuando la empresa estatal rusa Rosneft dejó de distribuir el crudo venezolano por las sanciones aprobadas por Donald Trump, el régimen empleó al colombiano Saab y el mexicano Leal para buscar otras vías de distribución. Ahí apareció la trama de Libre Abordo, que desde 2010 se dedica a importación, exportación y almacenaje en México, y que en 2019 firmó un contrato con la Corporación Venezolana de Comercio Exterior para vender maíz y contenedores al régimen chavista.

Como pago por esos productos y los tanques de agua, ambas partes aceptaron 30 millones de barriles de crudo venezolano, cuyo valor de mercado estima EEUU en 300 millones de dólares (unos 280 millones de euros). Libre Abordo subcontrató entonces a Schlager, otra empresa que se dedicaba al comercio al por mayor de bebidas para extraer y distribuir el crudo. Según el Tesoro, ambas empresas, bajo las directrices de Leal, «copiaron el modelo de distribución del crudo venezolano de la empresa estatal rusa Rosneft».

El FBI investigó a las dos empresas antes mencionadas y a otra de cuyos negocios con Venezuela informó ABC en abril, Jomadi. Esta compañía mexicana acordó el pasado 17 de marzo con el régimen de Maduro la extracción de cinco millones de barriles de crudo de Venezuela a precio de saldo, aunque no figura en la lista aprobada de exportaciones de hidrocarburos del Gobierno de México.

En virtud del acuerdo al que tuvo acceso ABC, esa empresa mexicana, Jomadi, recibiría el petróleo crudo venezolano en puertos de Turquía a cambio de una cantidad de litros de gasolina de 95 octanos que se decidiría a futuro y se depositaría en buques en aguas costeras venezolanas. El director de Jomadi, José Refugio Ruiz, dijo luego a este diario que ese canje no tuvo lugar. El 31 de mayo, Libre Abordo se declaró en suspensión de pagos alegando «presiones políticas insostenibles» de EEUU por sus acuerdos de canje de alimentos por petróleo con Venezuela, lo que generó pérdidas irreversibles por más de 90 millones de dólares.

Canje de alimentos

En teoría, el canje de crudo por alimentos de primera necesidad no es contrario a las sanciones, pero según dice ahora el Tesoro estadounidense, esa transacción en concreto fue ilegal, ya que los alimentos no llegaron a destino. Queda por aclarar cuál fue el pago real por esos 30 millones de barriles.

Dice el Tesoro estadounidense en el comunicado en el que anunció las sanciones: «La explotación de los recursos naturales de Venezuela, incluido el petróleo, en beneficio del régimen ilegítimo del presidente Maduro y sus secuaces es inaceptable. Aquellos que faciliten dicha actividad al participar en tramas ilícitas con personas sancionadas corren el riesgo de perder el acceso al sistema financiero de EEUU».

Saab, testaferro de Maduro, se enfrenta a cargos en EE.UU. por lavado de dinero, en relación con un plan para pagar sobornos, según un documento de la Fiscalía del Distrito Sur de Florida presentado en junio del año pasado. Tras ser detenido en Cabo Verde, se enfrenta a un juicio de extradición. La Casa Blanca ha enviado al país africano a agentes de la Agencia Antidroga.

Notiespartano/ABC

Compruebe también

Obama llama a estadounidenses a votar en masa por Biden

Obama llama a estadounidenses a no confiarse en los sondeos y movilizarse en masa para lograr la victoria del candidato Joe Biden