Desarrollan un filtro de aire capaz de matar al coronavirus instantáneamente

Un equipo de investigadores de la Universidad de Houston acaba de anunciar el desarrollo de un nuevo filtro de aire que es capaz de “atrapar y matar” al coronavirus responsable de la Covid-19 de forma instantánea. El trabajo se ha publicado en la revista Materials Today Physics.

En su artículo, los investigadores informan que durante las pruebas llevadas a cabo en el Laboratorio Nacional de Galveston consiguieron eliminar, con una única pasada a través del nuevo filtro, hasta el 99,8% del SARS-Co-2. El filtro está hecho de espuma de níquel (un material que está disponible comercialmente) calentada a 200 grados. El mismo filtro también acabó con el 99,9% de las esporas de ántrax utilizadas durante las pruebas.

“Este filtro -explica Zhifeng Ren, uno de los autores de la investigación- podría ser útil en aeropuertos y aviones, en edificios de oficinas, escuelas y cruceros para detener la propagación de la COVID-19. Su capacidad para controlar la propagación del virus podría ser muy útil para la sociedad”. Los investigadores, dijo Ren, también están trabajando en un modelo de escritorio capaz de purificar el aire en el alrededor inmediato de un empleado de oficina.

El científico explica que el proyecto es fruto de la colaboración con la empresa Medistar, que se acercó al Centro de Supercomputación de Texas, en la Universidad de Houston, el pasado 31 de marzo en busca de ayuda para el desarrollo de un filtro de aire capaz de atrapar al coronavirus, que en esas fechas ya empezaba a extenderse por Estados Unidos.

Los investigadores ya sabían que el virus puede permanecer en el aire durante aproximadamente tres horas, lo que significa que un filtro capaz de eliminarlo era un plan viable. Y ante la inminente reapertura de empresas, era de vital importancia encontrar un sistema capaz de controlar la propagación en espacios cerrados y con aire acondicionado.

Medistar también sabía que el virus no puede sobrevivir a temperaturas superiores a los 70 grados centígrados, por lo que los investigadores decidieron utilizar un filtro calentado. Al hacer que la temperatura del filtro fuera mucho más alta, alrededor de 200 grados, los virus morirían casi instantáneamente.

Ren sugirió utilizar espuma de níquel, ya que ese material cumplía varios requisitos esenciales: es poroso, permite el flujo de aire, es flexible y también un buen conductor de electricidad, lo que facilita su calentamiento. El problema era la baja resistividad de la espuma de níquel, lo que dificultaba la tarea de elevar la temperatura lo suficiente para matar al virus de forma rápida. Los investigadores lo resolvieron doblando la espuma y conectando los múltiples compartimentos con cables eléctricos con el fin de aumentar la resistencia lo suficiente para que la temperatura del filtro llegara hasta los 250 grados.

El primer prototipo se construyó en un taller local y se probó, primero, en el laboratorio de Ren para determinar la relación entre voltaje/corriente y temperatura; y después en el laboratorio de Galveston para analizar su capacidad para matar al virus. Según Ren, el nuevo filtro cumple todos los requisitos para los sistemas convencionales de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Se trata, pues, de una nueva tecnología de protección de aire en interiores y podría convertirse, según los investigadores, en la primera línea de biodefensa contra la transmisión del SARS CoV-2 a través del aire en entornos cerrados.

Ren y sus colegas creen que el despliegue del dispositivo debería ser gradual, “empezando por lugares de alta prioridad, donde los trabajadores esenciales tienen un elevado riesgo de exposición, como escuelas, hospitales, instalaciones médicas, transporte público o aviones

Compruebe también

¿El ayuno intermitente ayuda a adelgazar?

¿Cuántas veces has oído hablar del ayuno intermitente en los últimos meses? ¿Más de 10? …