Sarao naranja, por Manuel Avila

El nacimiento de Voluntad Popular (VP) como organización política se remonta al 5 de diciembre del año 2009 bajo el liderazgo del ex alcalde Leopoldo López. Este partido político venezolano de centro izquierda progresista con el eslogan «Todos los derechos para todas las personas». Este fue un partido que se formó por la convergencia del Movimiento Universitario 2007, miembros de ONG y líderes comunitarios de oposición al régimen de la Revolución Bolivariana

En el 2014  VP impulsó una campaña llamada «La Salida» que culminó con cárcel para su líder Leopoldo López y desencadenó protestas en Venezuela durante ese año. Este partido es miembro de La Internacional Socialista desde el 13 de diciembre de 2014. El 7 de julio de 2020 el TSJ suspendió la junta directiva ad hoc presidida por Jo´se Gregorio Noriega expulsado de VP por estar incurso en delitos de corrupción.

Esta organización política se define como un movimiento político progresista plural y democrático, de pensamiento social y de vanguardia comprometido con la conquista de «Todo los derechos para todas las personas, sin distinción de privilegios» en un ambiente de libertad, progreso y democracia». Esta es una organización joven cuya corriente ideológica se encuentra en discusión y construcción. Esta organización política se define como socioliberal y ha centrado su accionar político en la lucha por su libertad personal y los derechos civiles.

El 7 de julio de 2020 cuando la Sala Constitucional del TSJ decidió entregar el partido naranja a figuras identificadas con el chavismo-madurismo empezó a gestarse una estampida interna que terminó con una división al formarse grupos insurrectos que intentaron desviar la ruta correcta de la historia. Eso fue la resultante de la decisión del TSJ del 7 de julio de 2020 que en varias partes del país se pegaron a la tesis de ir a las elecciones parlamentarias cuando la directiva legítima apuntó a la tesis de no avalar los comicios parlamentarios del 6 de diciembre de 2020.

En Nueva Esparta ocurrió un accidente histórico en VP por la decisión de una gran parte de los cabezas del partido que decidieron romper las líneas de la legitimidad al intentar un asalto a las autoridades del partido de la mano del Gobernador de Nueva Esparta. De esa forma varios directivos trataron de forzar la barra para  apoderarse de la tolda naranja y fueron repelidos por los verdedaderos líderes del grupo de Juan Bautista Mata su líder fundador en la región que junto a Jorge Villar, Rafael Rico, Orozco y tantos otros decidieron dar la pelea para evitar que los alacranes escalaran las paredes de la tolda naranja. Solo en una intentona fallida de pésimas proporciones quedó la aberrante jugada que pretendió ponerle en sus manos la organización naranja al disidente de AD que intenta formar con Bernabé Gutiérrez un apoyo a la AD ilegítima que cabalga sobre las ancas de los vendidos al régimen de Maduro.

Pero los seguidores de Leopoldo López no aflojaron las cuerdas del cuatro y se mantuvieron en la misma onda de la razón filosófica de su existencia desde el 13 de diciembre del 2014, pues no quedan dudas que VP bajo el mando acerado de Leopoldo López siempre dio la pelea en las calles y mostró su fuerza superior en el mismo campo de batalla donde los chavecos fueron fuertes por meses. Por eso cuando desde la Gobernación de Nueva Esparta hicieron movimientos truculentos para jugar con el hambre de los legionarios de VP se equivocaron de nuevo al intentar mantener comiendo en las manos a dirigentes con dignidad que le hicieron saber a los alacranes del gobierno regional que la dignidad de la gente no la venden en la farmacia.

La insurrección fue abortada a tiempo y aún cuando hubo bajas en los 11 municipos del estado, donde los efectos de la sobrevivencia hiceron daños importantes en el casco central de la embarcación, no hicieron zozobrar una nave que perdió algunos marineros, pero no la fortaleza ideológica de los fundadores del partido. Eso llevó a varios militantes de VP a atrincherarse en torno a los postulados socioliberales que empujaron a las bases de VP contra los alacranes que en  los próximos días estarán mostrándose ante el pueblo como los salvadores de la democracia.

De ese partido aguerrido que acompañó a su líder Leopoldo López en la luchas de calle con «La Salida» quedan muchas reservas morales que se mantienen de pie y sin doblar la cerviz ante «El Ciclón del dinero» que ha pretendido comprar conciencias a cuenta de nada. Por eso la posición sólida del Coordinador encargado Jorge Villar mantiene el ejemplo de una organización que no dobló las patas ante las arremetidas de las tentaciones gubernamentales en Nueva Esparta que buscan angustiosamente aferrarse al poder por cualquier vía. De las filas de VP expulsaron a los alzados que bajo el cobijo del Gobierno de Nueva Esparta fueron botados de VP porque pretendían alzarse con el poder a cualquier costo.

No dejaron a los alacranes formar parte de la directiva de VP y no importó a los líderes que los dejaran sin el pago de nómina y de cualquier bono de esos que forman parte del ataque grotesco de los enemigos de la democracia que buscan a toda costa jugar al protagonismo enfermizo. Toda esa lucha endemoniada de los cazafortuna que apuestan a quedarse con cuatro monedas para salvarse en medio de la tormenta.

 Ahora cuando caigan los alacranes de VP y queden  desvestidos ante la comunidad pasarán  al olvido como simples marionetas de la mentira y sin pena, ni gloria, pues es evidente que ese salto cuántico le permitió a VP darse cuenta que no todas sus autoridades estaban integradas al pensamiento de cambios que el país está obligado a mostrar en estos tiempos de borrascas y ciclones.

No es con una nómina naranja como se hace un partido, sino con ideas claras que apunten a la transformación de un país y a la dignidad política como materia obligatoria para respaldar la filosofía del «Fuerza y fe» que vendió Leopoldo López en las calles de Venezuela en los tiempos de la lucha democrática.

Pretender convertir a VP en un mercado persa con la compra de conciencia a dirigentes disfrazados sin fundamentaciónm filosófica enfrenta a las autoridades fundadoras de la organización naranja en Nueva Esparta a los alacranes que caminan por los acantilados de la angustia política. Esa angustia que muestran algunos actores al quedar desvestidos como figuras de la nada política que los hacen reincidentes al quedar sin partido y buscar en otras organizaciones la fuerza que en otros tiempos daba la asociación de los 4 compadres. De esa agrupación que repartía credenciales de diputados, concejales, alcaldes y gobernadores nada quedó porque ya no es posible nombrar figuras solo por formar parte del rebaño del gobernante. Se acabó el tiempo de los cuadres tras bastidores y corresponde a los gobernantes a mostrar gestión para volver a llevar del timón Nueva Esparta. Y es que si nada han hecho por el pueblo que lo eligió al no poder cristalizar obra de gobierno alguna, no hay posibilidad de volver a ser una circunstancia política de manera consecutiva.

Nueva Esparta se quedó huérfana de gobierno y estos últimos siete años han sido un tránsito macabro por gerencias sin argumentos que le permitan a la gente formarse un criterio claro de lo que es realizar una gestión. Ni por un lado, ni por el otro los neoespartanos ven la posibilidad de salir de esta crisis que agarró a los ciudadanos fuerra de base y embarcados en el bote de Caronte. Por ninguna parte se nota la gerencia pública y solo intentos por volver al poder es la única angustia que le muestra los dientes cariados al fracaso como obra de gestión pública.

Pareciera que el objetivo es rescatar de las casas calcinadas siglas y tarjetas para intentar salvarse del paso acelerado de los tiempos. Ese no es el norte de una sociedad atrapada entre los escombros de los viejos compadrazgos políticos y ya esas tácticas de comprar conciencias no resulta en momentos cuando Venezuela busca salvarse de las calamidades de una sociedad de sordos.

Vendrán tiempos de ajustes políticos que pongan en su sitio a los verduleros de la política que con sus ínfulas de poder llegaron a creer que la gente la pueden manejar con migajas de la opulencia gubernamental, con la abundancia de las excretas políticas y con las marramucias del dinero trucado. No señores no crean que pueden hacer montones de partiditos de un festival de coroteras de mala calidad. Creer que con el ofrecimiento de cargos mal remunerados y espacios de poder circunstancial es suficiente para mantener a la gente a sus pies, pues es evidente que los ciudadanos van marcando el tránsito de figuras que sin gestión que mostrar ya no pueden volver a ocupar espacios importantes en la vida pública regional.

Querer volver a los trueques políticos para hacer imperios es parte de la tragedia de los gobernantes que sin gestión que mostrar pretenden justificarse con la mentira piadosa del «no hay real» para justificar su paso por la administración pública regional. Ahora es que viene la mejor parte porque cuando los alacranes de Bernabé muestren sus dientes cariados ante la gente, pues no encontrarán respaldo alguno porque la gente ya sabe que forman parte de la rochela política que llevó al país a esta hecatombe de grandes dimensiones.

No pudieron llevarse las siglas y las tarjetas de los partidos intervenidos y les viene el trecho más complejo al tener que asumir su rol de rey de alacranes ante la gente para poder seguir en la carrera política. Lo triste es quedar desvestidos ente el pueblo de Nueva Esparta con su cargamento de purulencias que dejan huellas de su pobre paso por la vida política. Y es que lo que ocurrió como una circunstancia terminó mal al no poder mostrar ningún rasgo de gerente. A Nueva Esparta le corresponde pagar su error de elegir figuras sin el cartel para llevar la riendas de una región y se dio lo que dijo mucha gente «No tiene la capacidad para gobernar a la región». Esa sentencia se dio al calco y solo queda ver pasar el cortejo funerario de una gestión sin argumentos para sostenerse en el poder.

A VP le queda aferrarse a la consigna ideológica de «Fuerza y fe» como sostén de un mal momento que le correspondió asumir con la voluntad política de quienes entienden que en este momento de borrascas que atraviesa el país, solo la paciencia y el coraje serán los principales elementos para combatir los ataque de un verdadera guerra asimetrica contra los partidos protagonistas de la democracia.

Pero pretender comprar en un mercado popular con estrategias pasadas de moda solo le complicará el tránsito por la política a mercaderes de la nada que solo apuestan a su ego como estandarte de luchas. Esos resultados quedarán archivados como recuerdos negros del paso cruzado de una historia negra de la forma de gobernar. Por supuesto saldrán las excusas de la falta de presupuesto, de la presión del Gobierno Nacional y de la presencia del Protector, pero esas condiciones estaban adelantdas antes del proceso electoral pasado y no es excusa para justificar la minusvalía gerencial de un gobierno turulato.

Por ahora hay que ver de cerca el capítulo de VP como una obra teatral bufa que mostró los dientes cariados de la democracia y exhibió las viejas prácticas de comprar conciencias a precio de gallina flaca. Pero pobre de aquellos dirigentes que dejaron las capuchas naranjas tiradas en sus municipios a cuenta de las migajas del erario público que solo le servirán para mitigar el hambre por unas semanas o quizás por unos meses. Esa tesis de vender la dignidad por cuatro puyas es parte de la quiebra de valores de los integrantes de una nómina que no durará mucho y que es solo un antidoto transitorio para los políticos indignos.

A veces pescar en río revuelto es ganancia de pescadores, pero en la práctica los eunucos que le vendieron el alma al Diablo por cuatro monedas gozarán de su cuarto de hora, pero no podrán volver a gritar «ese fuerza y fe» que tanto retumbó en el alma nacional y que casi logró el objetivo de liberar a Venezuela. Más nunca los vendidos de VP volverán al ruedo con sus gorras naranjas, sus banderas o sus gritos de combate político, pues quedarán aullando por las calles de Margarita como viejas urracas de la política regional.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

ESPEJITO, ESPEJITO ¿QUIÉN ES EL MEJOR GOBERNADOR…SITO?, por José Gregorio Rodríguez

ESPEJITO, ESPEJITO se preguntó el gobernador cuando se levantó el día del tercer aniversario de su gobierno ¿Quién es el mejor gobernador…sito?