Pizarro: en la ONU hay un “cambio de paradigma” sobre Venezuela

El comisionado presidencial de Juan Guaidó para las Naciones Unidas, Miguel Pizarro, participó este lunes en el foro “DDHH en Venezuela. Una visión global del conflicto venezolano”, donde expresó que en el organismo internacional hay un “cambio de paradigma” con respecto a la percepción sobre la crisis política y socio-económica de su país.

“Lo que ha venido ocurriendo dentro del sistema ONU es un cambio de paradigma respecto a cómo era visto Venezuela dentro del sistema multilateral. Nuestro país hoy está sujeto a procedimientos especiales como lo es la Misión de Verificación de los Hechos y sujeto a la evaluación de la situación de DD.HH.”, expresó en el evento.

Asimismo, sostuvo que con el conjunto de actualizaciones realizadas en el Consejo de Derechos Humanos por la Alta Comisionada para las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, “es la primera vez que en Consejo de DD.HH. se evalúa la situación” del “espacio democrático”, que involucra “los derechos civiles, políticos, libertad de expresión, derechos de asociación, derecho a elegir”.

“Bajo este paradigma se ha podido analizar que las más de 120 sentencias contra la Asamblea Nacional han destruido la capacidad institucional en Venezuela”, aseveró.

De igual forma, apuntó que la Alta Comisionada Bachelet dio su opinión de manera firme en relación a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) madurista respecto al nombramiento de las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) por la vía judicial, que se hizo sin ningún consenso de las partes políticas y sin tomar en cuenta los procedimientos regulares.

Por otra parte, Pizarro explicó que el informe de Bachelet también habla de la dificultad que tienen las víctimas de violaciones de DD.HH. o sus familiares de acceder a la justicia, así como también los presos políticos o los opositores al madurismo. También se demuestra “cómo los detenidos son aislados; pueden pasar días con los ojos vendados y las manos esposadas; cómo son sometidos a palizas y a electrocuciones en sus párpados o genitales; ahogamientos con bolsas plásticas y químicos; así como también el acoso a sus familiares y la negación al acceso a la justicia”.

“Hay elementos suficientes para afirmar que elementos armados, grupos irregulares, grupos guerrilleros, grupos al margen de la ley en control de armamentos son quienes tienen control de la actividad económica y del espacio territorial del Arco Minero del Orinoco. Existen mafias entre grupos irregulares, elementos irregulares y Fuerza Armada, para mantener este ecosistema que ha replicado el modelos de organización del pranato que, además, son los responsables de las masacres indígenas, de la destrucción de tierras ancestrales, la explotación laboral, el tráfico de personas y la explotación de mujeres con fines sexuales y delictivos”, remató.

Sumarium

Compruebe también

«Los responsables deben dar la cara» exige el Copei legitimo

No hay justificación alguna para haber condenado a Mérida a tanto sacrificio