Slow Sex, el paso a paso de los amantes para una noche inolvidable

Uno de los mayores placeres de la vida se encuentra en la intimidad en pareja, hay cientos de técnicas para disfrutar de una sexualidad plena y el Slow Sex es una de ellas, se trata del paso a paso de los amantes para una noche inolvidable.

De acuerdo con Cultura Colectiva, en un mundo donde hablar de la sexualidad sigue siendo un tabú, la idea del placer se centra en la simple penetración y eyaculación ya sea del hombre o la mujer. Pero para alcanzar un nivel máximo de satisfacción en pareja, es necesario preocuparse por el sentir del otro, toma tiempo y dedicación, pero es una técnica que te hará olvidarte de los acostones «rapiditos» para siempre.

¿QUÉ ES EL SLOW SEX?

Como su nombre lo dice, es una práctica sexual que depende del ritmo y podría ser considerado el mejor sexo posible en la actualidad. El sexo lento consiste en disfrutar un encuentro sin necesidad de buscar la eyaculación o el orgasmo como si se tratara de una carrera olímpica. Para mejores resultados, seas hombre o mujer, revisa los siguientes consejos.

Hombres y mujeres cometemos errores en la cama que quizá podrían arruinar el momento. Si eres hombre: esfuérzate más en el juego previo. Tener sexo no significa una penetración o una masturbación directa; Si eres mujer: deja que tu compañero o compañera explore más tu cuerpo. Deja la vergüenza ya.

¿CUÁL ES EL SECRETO DEL SLOW SEX?

Una noche inolvidable requiere de compromiso en pareja, acuerden tener un encuentro en el que no haya eyaculación u orgasmo de por medio. Se trata de experimentar sexo sin placer ordinario.

Ambos: tomen un tiempo libre entre «rounds» y díganse cosas. Pueden ser muy románticas o muy sucias, no importa; el punto es en no hacerlo como conejos neuróticos.

Hombre: intenta excitar a tu pareja sin el uso de las manos. Juega con tu respiración, con su cabello, con unas mordidas, etcétera.

Mujer: proponle a tu pareja el uso de juguetes sexuales. No todos involucran la penetración del otro; es más, un vibrador puede causar placer en diversos puntos del cuerpo y ninguno atenta en contra de la hombría o la feminidad de nadie.

Ambos: jugar con un hielo, una vela, o con alguna fruta no es sólo una escena del cine, de verdad puede ser muy interesante para una noche de placeres prolongados.

Compruebe también

Cosas que aumentan el riesgo de sufrir una ETS

A estas alturas de la vida muchos deberían saber que es muy importante prestar atención …