Ventspils y sus vacas de colores

¿Te gustaría viajar a un lugar singular lleno de animales de colores? ¿Quieres conocer un destino donde se realizan las exhibiciones más curiosas del mundo? Pues no te pierdas esta entrada en la que te mostramos lo más interesante de la localidad de Ventspils, en Letonia. ¡Sigue leyendo!

cow-335457_1920En el año 2002 se organizó la primera exhibición a nivel internacional de esculturas de vacas de colores. En ella intervinieron veinticinco esculturas, coloreadas con pinturas variadas y con diversos adornos extravagantes. ¡Una verdadera maravilla!

Estas vacas se vendieron en subasta pública y el dinero se destinó a la caridad, especialmente a centros de enseñanza para menores con problemas y centros de ayuda. ¿Verdad que es una iniciativa preciosa?

El éxito alcanzado fue tan grande, que el alcalde de la ciudad  decidió someter a referéndum la elección, como símbolo y representación de la localidad, de las vacas coloreadas. La mayoría de los votantes apostaron por un sí rotundo y la locura en la ciudad se desató.

colorful-cowPara seguir con el festejo, en el año 2005, se decidió incluir nuevas esculturas. Esta vez, se decantaron por aumentar las dimensiones de las mismas, de manera que en la actualidad se pueden encontrar dos grandes esculturas de 4 metros de alto y 7 de largo. Del mismo modo, siete esculturas que participaron en la primera celebración fueron donadas a la localidad.

Una de las vacas nuevas se llama Seaman, se encuentra sobre el malecón y se dedica a dar la bienvenida a los nuevos turistas que quieren visitar la ciudad. Es usual que los más jóvenes traten de escalarla, sobre todo después de haber bebido algo de alcohol. ¡Cuidado con beber demasiado!

Otras de las vacas es conocida como la vaca viajera, que porta una gran alforja y está decorada con muchas pegatinas que hacen referencia, supuestamente, a los lugares que ha visitado.

cow-732212_1920

Las demás vacas repartidas por la ciudad son la vaca gasolina, la vaca baloncestista, la vaca marina, la vaca londinense, la vaca de la vida es bella, la vaca de la farola y la vaca sentada. Sin excepción, no puedes irte de Ventspils sin hacerte algunas instantáneas con sus vacas, un recuerdo que siempre tendrás de esta ciudad y de Letonia.

Compruebe también

Proyectando el Turismo: Andorra un poco más cerca

En otras ocasiones he escrito acerca de Andorra en esta columna. El pequeño principado, enclavado …