La gasolina y los servicios están que arden en la isla Margarita

Las protestas no se hicieron esperar el inicio de esta semana de flexibilización por la gasolina y por la casi inexistencia de servicios públicos: Agua, luz, gas, salud y demás estructuras básicas que permiten que una región sea habitable.

Una semana de sequía de gasolina

Luego de una semana de sequía en los tanques de gasolina de los vehículos particulares al no ser atendidos durante la semana de cuarentena radical (del 3 al 9 de agosto), la semana de flexibilización que arranco este lunes 10, los margariteños salieron desde el mismo domingo a las estaciones de servicio a parar sus vehículos por lo que se formaron inmensas colas, que, sumado a la escasez de combustible, el manejo de los cuerpos de seguridad con los ciudadanos: prepotencia, “los coleados permitidos por la GNB”, –algún arreglo debieron haber llegado por que también tenían su cola-, generó una situación explosiva que hizo que los usuarios que se encontraban en las colas protestaran y discutieran con los funcionarios del orden.

Estas subieron de tono en el momento que no podían ser surtidos todos los vehículos. Las protestas pasaran a mayores quemaron cauchos, trancando calles, colocando objeto en la vía pública y hasta conatos de peleas entre ciudadanos y funcionarios, exigiendo la distribución de gasolina.

Esto aconteció en las gasolineras de Porlamar, en Juan Griego, Santa Ana, Altagracia al norte de la isla. En La Asunción, capital del estado paralizaron el tráfico de vehículos. En El Espinal que se generó una fuerte trifulca y en Tubores.

No hay Luz, ni gas, ni agua

Pero los problemas no cesan allí. Es que los neoespartanos también se quejan por la pésima calidad de los servicios públicos. “La isla de Margarita ha sufrido un fuerte retroceso que la ha llevado a vivir como si estuviera a mediados del siglo pasado, cuando no existía la Zona Franca y el Puerto Libre y los servicios eran muy escasos y la gente emigraba por una mejor calidad de vida”, comentaba un ciudadano mayor.

La mala calidad y casi inexistencia de los servicios públicos como agua, la luz y el gas doméstico que fallan diariamente en toda la entidad, pues también ha llevado a los margariteños y cochenses a protestar, más cuando “El Protector” en un programa de radio pidió que “cocinaran las caraotas con leña porque son muy duras para que no gasten el gas”.

El racionamiento de agua es total y está basado en recibir el preciado líquido entre 35 a 40 días por sectores, por lo que las familias tienen que comprar el agua y los camiones cisternas de 10 mil litros están costando 10 dólares.

La energía eléctrica también se encuentra racionada en un esquema de tres horas diarias por sector, pero el problema es que, aunque existe un plan y un cronograma para ello este no se cumple. Y esto por supuesto causa enormes problemas a la economía de la región más en la actual coyuntura de la Pandemia del coronavirus y el plan 7×7 impuesto por el ejecutivo nacional.

Por supuesto el gas también esta racionado y lo venden a través del programa CLAP o comprarlo bachaqueado a 7 dólares la bombona de 18 litros.

Por supuesto para un pequeño grupo de la población, para “los enchufados”, los narcos y para quienes reciben los beneficios del régimen los pueden obtener en desmedro de la gran mayoría de los trabajadores que tan solo recibe un salario mínimo que tan solo llega a 2 dólares.

Notiespartano

Compruebe también

Alcaldía de Maneiro ha entregado 447 Kits de medicina preventiva para hacerle frente al COVID-19

En estos momentos en los que se hace cuesta arriba para numerosas familias de escasos …