Disturbios durante protestas contra violencia policial en varias ciudades de Colombia

Cientos de manifestantes que reclaman justicia en el caso del abogado Javier Ordóñez, que murió tras ser víctima de la violencia policial durante un arresto en Bogotá, se enfrentaron con la Policía este miércoles en la calle donde estuvo detenido antes de ser llevado a un hospital.

Al grito de «asesinos, asesinos», unas 300 personas, en su mayoría jóvenes, lanzaron piedras, pintura y otros objetos contra el Comando de Acción Inmediata (CAI) del barrio Villaluz, en el oeste de Bogotá, al que estaban asignados los dos policías implicados en el hecho.

Los manifestantes atravesaron ramas de árboles en la vía pública y algunos usaron las patinetes en las que llegaron hasta el lugar para golpear los vidrios del cuartelillo policial mientras un escuadrón antimotines intentaba poner orden en la situación.

En medio de la agitación fue incendiada una motocicleta y atacado un vehículo del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General, que es la encargada de esclarecer los hechos que condujeron a la muerte de Ordóñez.

Indignación y disturbios se multiplican

El abogado, de 46 años y padre de dos hijos pequeños, falleció en una clínica a la que fue trasladado luego de que dos policías lo doblegaran con brutalidad y el uso prolongado de pistolas eléctricas Táser en frente del edificio donde vivía.

El caso ha causado profunda indignación en Colombia por la brutalidad de los agentes, muy similar al del afroestadounidense George Floyd, que en mayo fue asfixiado por policías de Mineápolis (EE.UU.) y murió horas después en un hospital.

«Por favor, ya», «agente, le ruego», se le escucha decir a la víctima, ya inmovilizada en plena calle por los dos policías que intentaban arrestarlo después de un altercado, al parecer por estar bajo efectos del licor. Los videos fueron grabados por testigos del abuso, que en vano imploraron a los agentes detener su acción.

La manifestación de esta tarde en Villaluz fue convocada en las redes sociales por personas que pedían ir de manera pacífica hasta el CAI del barrio para exigir justicia, pero la situación se salió de control. Los comerciantes debieron cerrar sus negocios y la Policía envió el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) para restaurar el orden.

Por la noche, los ataques a los CAI de la Policía se repitieron en otros barrios de Bogotá, como La Gaitana, La Soledad, Ciudad Berna, Ciudad Roma y Usme, donde manifestantes prendieron fuego a esas instalaciones, sin que se haya informado de víctimas entre los uniformados o los manifestantes.

También hubo desórdenes frente a puestos policiales de otras ciudades del país, como Medellín y Cali.

Notiespartano/DW

Compruebe también

Fernández afronta crisis económica y tensión interna a un año de su elección

Gobernar es siempre un difícil acto de equilibrio y, al mismo tiempo, un prueba de …