Parque Central ahora solo es un ícono olvidado de Caracas

Más de cinco años llevan denunciando los vecinos de Parque Central, en la parroquia San Agustín de Caracas, el abandono por parte de los administradores del complejo que ha llevado al mal estado y deterioro de las instalaciones que representan un ícono de la ciudad. Grandes botes de agua, ascensores inoperativos, delincuencia y oscuridad son algunos problemas.

Parque Central está sumergido en botes de aguas blancas y servidas por grandes filtraciones que han debilitado la estructura de los ocho edificios que lo integran. Las pequeñas reparaciones de tuberías que han hecho nunca son suficientes porque, como son tan antiguas, cuando se arregla una, hay una avería en otra.

Le pedimos una explicación a Corpocapital”, exigió Wilfredy Salazar, vecino de la zona y dirigente de UNT.

Salazar recordó que Corpocapital es el ente encargado desde el año 2013 del mantenimiento de Parque Central, el cual estuvo durante años en manos del Centro Simón Bolívar. Además, en este complejo viven más de 15.000 personas y, en condiciones normales, sin cuarentena, transitan por sus espacios cerca de 40.000 personas.

Las inundaciones no solo ha afectado a los propietarios de Parque Central. El agua llega hasta los pasillos públicos. Incluso, hay edificios donde el agua de fugas en los pisos altos cae hasta la planta baja y suena como si estuviera lloviendo.

Mientras el agua se bota en los pasillos, los vecinos no tienen el servicio en sus casas. La última esperanza fue durante la semana pasada cuando les dijeron a los habitantes de la torre San Martín que les iban a quitar el suministro para restaurar una falla gigantesca. Salazar aseguró que, aunque tuvieron cuatro días sin agua, no arreglaron la filtraciónSeguramente mañana vuelve a inundarse todo, lamentó.

Parque Central se dio a conocer como “el desarrollo urbano más imponente de América Latina”. Desde el momento de su inauguración, fue referencia del casco central de Caracas por la gran cantidad de instituciones gubernamentales y culturales que allí se asentaron.

Parque Central

Los vecinos de Parque Central han tratado de ser activos con la protesta por el agua potable. Hace dos meses, cuando el país ya estaba en cuarentena por la pandemia de la COVID-19, los habitantes de la avenida Sur 21 se organizaron para manifestar porque tenían días sin agua. Al momento, llegaron efectivos policiales y solo se presentó un trabajador de Corpocapital que hizo un enlace con una persona de Hidrocapital para que restituyera el agua.

En otras oportunidades, los vecinos han probado con las cacerolas, y han sido medianamente efectivas. A pesar  de que sí les devuelven el servicio del agua, la cortan cada cinco o seis días.

Con el agua no se acaban los problemas de los habitantes de Parque Central. En uno de los tantos cambios de directiva de Corpocapital, mandaron a retirar las luminarias de los pasillos para supuestamente hacer una remodelación. Todo quedó desmantelado y nunca se hicieron los cambios. Salazar contó que los pasillos que están más iluminados son los de planta baja, porque queda uno que otro local comercial y los propietarios se han encargado de comprar su lámpara y su bombillo.

La oscuridad le abre campo a la delincuencia. En Parque Central hay una sede de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y un puesto de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), pero eso no detiene a los delincuentes. Los vecinos han visto casos de personas a las que han robado hasta lo que no tienen y, además, las golpean.

Hemos tratado de hablar con Corpocapital, pero siempre han tenido que interceder los efectivos policiales porque no se presenta ningún directivo que asuma la responsabilidad, manifestó Salazar.

El otro problema con un largo historial son los ascensores. Cada edificio tiene 20 pisos, que en realidad se traducen en 40 porque son dobles. Si vas al piso uno tienes que subir dos pisos. Ahora me pregunto cómo hace una persona mayor para ir a su casa en el piso 8 cargando dos pipotes de agua. Es imposible, cuestionó Salazar. En las residencias donde funcionan uno o dos ascensores se hacen colas muy largas.

Los vecinos sostienen que la responsabilidad del mal estado de Parque Central es del coronel Víctor Silva y directivos de Corpocapital, y detallaron otros descuidos, como la recolección de basura y la limpieza de las áreas verdes que se ubican en el nivel mezzanina, que están llenas de monte.

En definitiva, los habitantes de Parque Central no se explican cómo un complejo que es icónico y en donde funcionan dependencias de algunos ministerios, oficinas y entes gubernamentales se encuentre tan descuidado. Exigen respuestas y que de una vez por todas se haga la inversión necesaria para rescatar estas instalaciones tan significativas para los caraqueños.

Parque Central

Notiespartano/Crónica.Uno

Compruebe también

Condiciones para disfrutar de las playas venezolanas

Durante la semana de flexibilización ampliada los ciudadanos podrán tener acceso a las playas del …