Líder del ELN muere en operativo policial en Colombia

El Gobierno del presidente Iván Duque se anotó este pasado domingo un logro en su lucha contra las organizaciones criminales colombianas. En una operación denominada Odín, apoyada igualmente por la Policía y la Fiscalía, tropas del Ejército llegaron al campamento del líder guerrillero Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias «Uriel», en inmediaciones del municipio de Nóvita, en el departamento del Chocó, que murió en el asalto.

«Uriel» era principalmente conocido por su perfil mediático, por haber azuzado la violencia urbana desatada a inicios de septiembre en Bogotá, con la quema de estaciones de Policía, y por reivindicar para el Ejército de Liberación Nacional (ELN) el ataque con un coche bomba a la Escuela de Policía General Santander, a comienzos de 2019, en la que murieron 22 jóvenes cadetes.

De 45 años y con más de 25 años en esa guerrilla izquierdista, fundada en 1964 y de inspiración cubana, alias «Uriel» cayó en una zona rural donde tenía su base de operaciones como miembro del Frente de Guerra Occidental, que se extiende por ese departamento que limita con el Pacífico y donde el ELN ha crecido, pues tiene acceso a rentas ilegales provenientes de la minería, primordialmente, pero también del narcotráfico, el secuestro y el control de rutas de distribución de productos legales e ilegales.


Reclutamiento

Se ha dicho repetidas veces que, en medio de la selva, pero obsesivamente conectado al universo por medio de internet, «Uriel» montó toda una estrategia de propaganda y difusión destinada al reclutamiento de jóvenes y a la formación de células urbanas, pero también para servir de vocero de ese grupo guerrillero. En su cuartel, según las fotos disponibles, tenía un panel solar y antena satelital, un verdadero lujo en medio de las condiciones de profunda pobreza que padecen los habitantes de la región, la más olvidada del Estado y con mayor riqueza en biodiversidad de mundo, además de fuente de minerales, y por todo ello semillero para el reclutamiento forzado de menores, otro de los delitos de esa guerrilla y en el cual participaba activamente Venegas Londoño.

El impacto militar de este golpe al ELN es muy relativo, coinciden los expertos, pues realmente este cabecilla era el propagandista, un tercero al mando y por quien el gobierno colombiano llegó a ofrecer cerca de 120 mil euros de recompensa. Luis Eduardo Celis, investigador en temas de paz y conflicto y estudioso de las dinámicas de ese grupo guerrillero, afirmó a Abc:

«Sin duda la muerte de «Uriel» es un golpe para el ELN y un logro para el Gobierno en tanto que era, quizás, el hombre más mediático del ELN en los últimos seis años, luego de «Pablo Beltrán», quien lleva la vocería de la delegación de diálogo que permanece en Cuba. Un golpe a la estructura del Frente de Guerra Occidental, que pierde esa voz mediática, al igual que para el conjunto del ELN, que en «Uriel» tenían a un hombre que se metía al debate en medios y eso lo convirtió en un objetivo de alto valor para el gobierno, que hoy cobra su muerte. Pero el ELN asumirá este golpe y seguirá en su resistencia armada».

Notiespartano/ABC

Compruebe también

Médico de Maradona dice que es inocente sobre muerte del exfutbolista

Médico de Maradona dijo el domingo "no ser responsable" de la muerte del exastro del futbol Diego Armando Maradona