Por qué los delfines y los gatos no son capaces de sentir el sabor dulce

La mayoría de los mamíferos, incluidos los humanos, tienen receptores gustativos que pueden detectar sabores dulces, salados, ácidos, amargos y salados. El delfín mular que ves arriba ha perdido la capacidad para detectar azúcares. Una investigación recién publicada revela que no es el único.El delfín es solo uno de los muchos carnívoros que ha perdido la capacidad de sentir el sabor dulce (y en algunos casos también otros sabores), y ahora los investigadores creen saber por qué.

Tu capacidad para sentir el sabor dulce depende de un gen llamado Tas1r2. Si ese gen muta, los receptores gustativos responsables de detectar los azúcares se desactivan. En 2005, los investigadores dirigidos por Gary Beauchamp en el Monell Chemical Senses Center de Filadelfia descubrieron que los gatos domésticos y varias especies de felinos salvajes poseen mutaciones en sus genes Tas1r2. Tiene sentido. Llevamos décadas de observaciones que muestran que los gatos no muestran preferencia alguna por los dulces. Antes de afirmar que tu gato es la excepción a esta regla y que a Nibbles le encantan las cosas como el helado y el pastel, cabe mencionar que Beauchamp y sus colegas explican que lo que realmente atrae a tu gato es el contenido en grasa del helado, no el azúcar.

Ahora, Beauchamp y sus colegas han realizado un estudio de seguimiento que analiza el ADN de 12 especies de carnívoros no felinos y han descubierto que siete de ellos tienen mutaciones en sus genes Tas1r2. Solo los carnívoros que se alimentan exclusivamente de carne tienen mutaciones en el gen que codifica su receptor del gusto. De las cinco especies sin una mutación Tas1r2, tres eran omnívoros. Esto, concluyen los investigadores en el último número de Proceedings of the National Academy of Sciences, apunta a una interrelación entre la dieta de un animal y la persistencia evolutiva de una mutación en la función de sus receptores gustativos.

Este hallazgo concuerda con la observación de que las mutaciones en Tas1r2 eran diferentes en todos menos dos de los siete carnívoros que carecen de sensores dulces. Esto, concluyen los investigadores, sugiere que todas estas especies perdieron su capacidad para detectar azúcares independientemente unas de otras y a través de diferentes mutaciones en el mismo gen. Es otro ejemplo de libro de texto de lo que los biólogos evolutivos llaman evolución convergente.

Los investigadores dicen que sus resultados también apuntan a un fuerte vínculo entre la percepción del gusto y las estrategias de alimentación alteradas. Los delfines mulares y los leones marinos, por ejemplo, carecen de copias funcionales del gen necesario para degustar el sabroso sabor “umami”. Los delfines también parecen haber perdido el receptor responsable de sentir la amargura. Esta falta de sensación de sabor, explican los investigadores, probablemente se deba al “comportamiento de alimentación único de los leones marinos y delfines, que implica tragar la comida entera sin masticar”.

Compruebe también

El camino que ya ha matado más de 100 personas en Reino Unido

Si uno acudiera a un mapa a gran escala y se situara sobre la costa …