Ejercicios de respiración para mejorar el sexo

Uno de los ejes centrales del sexo tántrico es la respiración, manejar esta técnica le hará vivir su sexualidad de una manera más plena. En el mundo occidental el sexo puede llegar a ser una práctica sin significado, conexión o precipitado, lo cual no está mal, y puede tener diferentes beneficios para las personas. Sin embargo, la cultura que pertenece al lejano oriente, sobre todo en India, propone un estilo de vida diferente.

Desde la filosofía tantra o tántrica, que corresponde a una tradición esotérica y tiene diferentes variaciones en el hinduismo, budismo y otras creencias, sugiere alcanzar un nivel de espiritualidad más alto, a través de diferentes métodos. Uno de ellos es el sexo, la expresión de este debe incrementar la conexión con sí mismo y la pareja, focalizándose no en alcanzar el orgasmo, sino un punto en que las dos personas se encuentren de una forma más trascendental, ya que las energías de los dos se combinan, logrando que ambos se conviertan en uno solo, además, así aprenderá a controlar su energía vital a través del acto sexual. Con esta conexión en la pareja, naturalmente, el sexo, para cualquiera, alcanza un nuevo nivel.

En esta técnica la respiración es una pieza clave, teniendo en cuenta que el orgasmo no es lo principal, pero a través del sexo tántrico el clímax se tardaría. Para empezar, concentre en su respiración, inhale por la nariz, sostenga el aire en la pelvis por un rato, para exhalar, hágalo lentamente con el abdomen contraído. De esta manera, mantenga el contacto visual con su pareja, en esta filosofía, así es cómo se da el permiso a la otra persona de entrar al cuerpo sagrado de sí mismo.

Después de más de cinco minutos repitiendo el proceso, la pareja entra a contar con respiración en sincronía, así alcanzarán más cercanía y lograrán la armonía. De esta manera las dos personas olvidan el tiempo y el espacio, dejándose llevar por la experiencia sensorial que están experimentando, una situación evocadora. Ponga la mano en el pecho de su pareja, la otra persona debe hacer lo mismo, siempre mantenga el contacto piel a piel, respetando los sentimientos de los dos. Con ayuda de los besos, sienta la respiración de su pareja. Así es como el sexo pasa de ser algo de diez minutos a una jornada en los que cada uno olvida su excitación genital y trasladan esta energía en cada uno de los rincones de su cuerpo.

Notiespartano

Compruebe también

La Ninfomanía: Un trastorno sexual que esclaviza

El término ninfomanía proviene de ninfa y de manía. Las ninfas en la mitología griega eran las …