Apoyo a Bolsonaro anota drástica caída, pero mayoría de brasileños rechaza juicio político: sondeos

RÍO DE JANEIRO, 23 ene (Reuters) – El respaldo al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ha estado al frente del país con el segundo mayor brote de coronavirus del mundo, cayó drásticamente debido a la decepción pública por el manejo de una brutal segunda ola de la enfermedad y demoras en el proceso de vacunación, de acuerdo a un sondeo.

Sin embargo, a pesar del declive en el apoyo público, la mayoría de los brasileños está en contra de que Bolsonaro sea sometido a juicio político, según una segunda encuesta de Datafolha. Ambos sondeos fueron publicados a última hora del viernes.

Según una de las encuestas, el Gobierno de Bolsonaro fue calificado como malo o terrible por un 40% de los consultados, frente al 32% en un estudio similar de principios de diciembre. Poco menos de un tercio de los encuestados calificó al Gobierno como bueno o excelente, frente al 37% del sondeo anterior.

Los resultados de la encuesta representan un duro golpe para el presidente. El diario Folha de S.Paulo dijo que constituyen la mayor caída de aprobación pública desde el inicio de su Gobierno en 2019.

Los brasileños están cada vez más indignados por el lento proceso de la campaña de vacunación en Brasil, que comenzó el fin de semana pasado pero sigue afectado por la baja disponibilidad de suministros para inocular a los 210 millones de habitantes del país y detener la segunda ola viral.

Los cacerolazos, una impronta de los primeros días de la pandemia en Brasil, incluso emergieron a inicios de este mes en algunas grandes ciudades y grupos tanto de derecha como de izquierda se han congregado para marchar este fin de semana en varios puntos de la nación sudamericana.

Para empeorar las cosas, una nueva variante del virus ha aparecido en el norte de Brasil y los investigadores dicen que tiene niveles más altos de transmisibilidad. Algunos países incluso han prohibido la entrada a los viajeros brasileños.

Bolsonaro, un ex capitán del Ejército, ya está bajo presión por su gestión de una pandemia que hasta ahora ha causado la muerte a 215.243 personas. El presidente ha tratado de minimizar la gravedad del virus e incluso dijo que no se vacunará contra el COVID-19, lo que avivó una preocupante desconfianza pública en torno a las fórmulas de inmunización.

(Reporte de Gabriel Stargardter. Editado en español por Marion Giraldo)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0M0FD-BASEIMAGE

Compruebe también

Crisis sanitaria desata protestas y represión en Paraguay

Crisis sanitaria ante aumento récord de casos de COVID-19 dejó el sistema sanitario al colapso y forzó la renuncia del ministro de Salud.