Regente de facto saudita aprobó la operación en que murió Khashoggi

Foto de archivo de una marcha en la conmemoración en Estambul del segundo aniversario del asesinato del periodista Jamal Khashoggi Oct 2, 2020. REUTERS/Murad Sezer

WASHINGTON, 26 feb (Reuters) – El líder de facto de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, aprobó una operación para capturar o matar al periodista disidente Jamal Khashoggi, asesinado en 2018, según una evaluación desclasificada de los servicios de inteligencia estadounidenses publicada el viernes.

Estados Unidos impuso sanciones a algunos de los involucrados pero no al príncipe heredero.

Khashoggi, un residente en Estados Unidos que escribía columnas de opinión para el Washington Post críticas con las políticas del príncipe heredero, fue asesinado y desmembrado por un equipo de agentes vinculados al gobernante en el consulado del reino en Estambul.

Riad ha negado cualquier implicación del príncipe heredero, el gobernante de facto de Arabia Saudita.

El gobierno de Joe Biden parecía intentar dejar claro que los asesinatos de opositores políticos no eran aceptables para Estados Unidos y, al mismo tiempo, preservar las relaciones con el príncipe heredero, que podría gobernar uno de los principales exportadores de petróleo del mundo durante décadas y ser un aliado contra un enemigo común: Irán.

«Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudita Muhammad bin Salman, aprobó una operación en Estambul, en Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi», dijo la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos en el informe publicado en su página web.

«Basamos esta evaluación en el control del príncipe heredero sobre la toma de decisiones en el Reino, la participación directa de un asesor clave y de miembros del destacamento de protección de Muhammad bin Salman en la operación, y el apoyo del príncipe heredero al uso de medidas violentas para silenciar a disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi», añadió.

Al desclasificar el informe, el presidente Biden revirtió la negativa de su predecesor, Donald Trump, de publicarlo desafiando una ley de 2019, lo que refleja una nueva voluntad de Estados Unidos de cuestionar al reino en cuestiones que van desde los derechos humanos hasta la guerra en Yemen.

Sin embargo, Biden está pisando una línea muy fina para preservar los lazos con el reino mientras busca revivir el acuerdo nuclear de 2015 con su rival regional, Irán, y abordar otros desafíos, como la lucha contra el extremismo islamista y el avance de los lazos árabe-israelíes.

SANCIONES A SAUDITAS

Estados Unidos prohibió la entrada de 76 personas de Arabia Saudita, afirmando que no tolerará a quienes amenacen o agredan a activistas, disidentes y periodistas por encargo de gobiernos extranjeros, declaró el secretario de Estado Antony Blinken.

Blinken anunció la «prohibición de Khashoggi» del Departamento de Estado, una política de restricción de visados «a personas que, actuando en nombre de un gobierno extranjero, se cree que han participado directamente en actividades graves y extraterritoriales contra la disidencia».

Washington organizó eventos para suavizar el golpe, con Biden hablando el jueves con el padre del príncipe heredero, el rey Salman, de 85 años, en una llamada en la que ambas partes dijeron que reafirmaron su alianza de décadas y se comprometieron a cooperar.

Pero el gobierno de Biden está considerando la cancelación de los acuerdos de armas con Riad que plantean problemas de derechos humanos, al tiempo que limita las futuras ventas militares a las armas «defensivas», dijeron fuentes.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que el enfoque de Estados Unidos era poner fin al conflicto en Yemen, incluso mientras se asegura de que Arabia Saudita tiene todo lo que necesita para defender su territorio.

La inteligencia desclasificada se hizo eco de una versión clasificada de un informe sobre el asesinato de Khashoggi que Trump compartió con miembros del Congreso a finales de 2018.

El rechazo de Trump a las demandas de los legisladores y los grupos de derechos humanos de publicar una versión desclasificada en ese momento reflejó un deseo de preservar la cooperación con Riad en medio de las crecientes tensiones con Irán y de promover la venta de armas de Estados Unidos al reino.

Khashoggi, de 59 años, fue atraído el 2 de octubre de 2018 al consulado saudí en Estambul con la promesa de un documento que necesitaba para casarse con su prometida turca. Un equipo de agentes vinculados a Bin Salman lo mató y desmembró su cuerpo en el lugar. Sus restos no han sido encontrados.

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

Variante sudafricana puede «atravesar» vacuna de Pfizer, dice estudio israelí

Por Maayan Lubell JERUSALÉN (Reuters) – La variante del coronavirus descubierta en Sudáfrica puede «atravesar» …