Empresarios venezolanos desarrollaron acertadamente resiliencia y solidaridad

Tecnología y electrodomésticos el grupo que lleva Yaser Dagga con Frigilux por más de 50 años en Venezuela

Las circunstancias que ha vivido Venezuela han mostrado muchas características diferenciadoras del país, entre ellas resiliencia y solidaridad, dos elementos interpretados con acierto por empresas Frigilux, Nestlé, Polar, y otras que impulsan la esperanza en el país.

La apreciación fue en respuesta a la pregunta, quiénes son los venezolanos ejemplo en sus distintos sectores, que siguen invirtiendo, generando condiciones, sembrando progreso en familias y comunidades, que hiciera el periodista Luis Olavarrieta, durante una entrevista en su instagram a los representantes del gremio empresarial venezolano, sobre la confianza que tienen en el país por encima de las condiciones adversas.

“En telecomunicaciones el nombre de Oswaldo Cisneros es fundamental con Digitel, en tecnología y electrodomésticos el grupo que lleva Yaser Dagga con Frigilux por más de 50 años en Venezuela. Don Manuel Gama, con Excelsior Gama, es imposible no nombrarlo también en el sector de alimentos”, fueron nombrando los entrevistados, a lo que Olavarrieta resaltó que el compromiso social del empresario es algo que tampoco se ha detenido.

Sobre este aspecto también marcador, hicieron referencia a Empresas Polar, que sigue contribuyendo con la formación y promoción del sueño deportivo de jóvenes, los planes de desarrollo agrícola e industrial de Nestlé, para el impulso de agricultores y proveedores;  Frigilux que a través de su fundación participa activamente en programas de salud a nivel nacional, asistiendo a miles de pacientes con distintas patologías, así como Excélsior Gama que mantiene su compromiso con el medio ambiente.

La premisa de la entrevista fue el último estudio de Datanalisis que revela que en Venezuela solo hay dos instituciones con marcada aceptación, la iglesia y el empresariado, por eso mostró las posiciones de Ricardo Cussano, presidente de Fedecámaras; Adán Celis, presidente de Conindustria; Felipe Capazzolo, presidente de Consecomercio y Aquiles Hopking, presidente de Fedeagro.

Para Adan Celis, la credibilidad tiene que ver con la independencia y disposición a la producción, condiciones que en este momento aprecian los venezolanos, mientras que Felipe Capazzolo, sostuvo que el venezolano sigue creyendo en el sector privado porque reconoce que su capital familiar está sembrado en el país y por tanto no concibe otro suelo para desarrollarse, “eso hace que nos vean como parte de la solución en la crisis, y nosotros lo hemos aceptado también”.

Al consultar el periodista sobre las medidas que han debido tomar para seguir adelante, Aquiles Hopking, interviene y dice  que, diversificarse, reinventarse y hasta reducirse pero hacerse más eficientes ha sido determinante. “Miramos el mundo de otra manera… tenemos que dejar de ser un país monoproductor, y el campo venezolano está llamado a tener ese gran reto de atender la alimentación que el mundo va a demandar, porque la demanda va a crecer 50% de aquí al año 2050”.

El planteamiento llevó a Olavarrieta a preguntar, qué define al empresario venezolano, a lo que Ricardo Cussano, afirmó, “resiliencia, aunque más allá de eso es el profundo sentir el venezolano”;  Celis, opinó, “atención, pues seguimos pendientes de nuestros colaboradores, de nuestro proveedores, de nuestros clientes y  de las mismas comunidades que están  cercanas a nuestras industrias”, y Hopking habló de transformación. “Dar un paso adelante para estar a la altura de lo que la nueva Venezuela estaba exigiendo, y apostando siempre con optimismo a la construcción de esa Venezuela que tenemos fue crucial. Desde pequeños productores que entendieron que si seguían únicamente sembrando hortalizas iban a fracasar, y apostaron por la integración vertical, dejar de ser productores primarios y ser integrados a la agroindustria e ir directo, del pasto al plato, o del terreno al plato».

La conversación sigue hacia el aspecto social, y Capazzolo, destaca, “es un momento estelar para la empresa privada venezolana. Se nos ha puesto una prueba muy dura; en todo el periodo de pandemia la empresa venezolana demostró que a la hora de la chiquita puede apoyar al país, y pasará a la historia con hechos. Todos nos hemos unido en una cadena de valor, en una cadena humana”, y Hopking, coincide, “creo que la crisis nos llevó a entender que teníamos que unirnos, que teníamos que ser solidarios, que tenemos que pensar y apoyar al más débil, al más pequeño, bien al empresario más pequeño o al consumidor que probablemente sea el más necesitado”.

Coinciden al final los representantes gremiales en invitar a impulsar lo hecho en Venezuela, por manos venezolanas, a mirar no solamente lo interno, sino el mundo y avanzar en la eficiencia, productividad y calidad “Hecho en Venezuela».

Notiespartano

Compruebe también

Clientes pueden perder su cuenta Zelle si no cuentan con el ITIN number

A partir de noviembre entra en vigencia una nueva normativa fiscal en EEUU, que exige …