Médico afirma que hay «desespero por oxígeno» en el país ante nuevas olas de covid

Por Twitter y por grupos de Whatsapp se multiplican las solicitudes en Venezuela de familiares de pacientes con Covid-19 que buscan desesperadamente bombonas o concentradores de oxígeno.

“No estábamos preparados, ni estamos preparados para la primera, la segunda ola de coronavirus, y creo que no vamos a estar preparados tampoco para una tercera, porque no tenemos cupo, no tenemos camas disponibles para atender a tantas personas enfermas”, asevera el médico neumonólogo Andrés Orsoni, experto en medicina crítica del Grupo Médico Santa Paula y del Urológico San Román a Contrapunto.

“En 85% de las personas que se infectan no pasa nada”, pero 15% se complican. En ellas “el virus produce una gran inflamación dentro de los pulmones y produce un síndrome trombótico en muchas partes del organismo”, detalla Orsoni en conversación con contrapunto.com. Esa tormenta de citoquinas, producidas por el mismo organismo, se traduce en inflamación, y en el caso del pulmón, lleva a falla respiratoria.

“La insuficiencia respiratoria es por la falta de oxígeno, por la hipoxia, por la disminución de oxígeno en la sangre. Eso se tiene que corregir con oxígeno, mientras el tratamiento que se coloca comienza a funcionar. Por eso las personas están desesperadas buscando oxígeno, máquinas de oxígeno, bombonas de oxígeno o cupos en clínicas y hospitales”. La flexibilización en diciembre y en Carnavales “ha incrementado la transmisión de la enfermedad”, sentencia.

Aire para vivir

Los concentradores de oxígeno son herramientas para atender a los pacientes. Estos aparatos concentran el oxígeno, de 21% que está en el aire, a 50%. Pero también hay bombonas de oxígeno que se pueden tener en las casas, al 100%, las cuales necesitan ser recargadas. “Una bombona de oxígeno de 100 litros dura 24 horas. Una persona que tenga oxígeno por bombona necesita una mientras la otra se recarga”, puntualiza.

“Para las personas con COVID-19 leve o moderado, que se pueda manejar en la casa, lo recomendable es alquilar o comprar un concentrador de oxígeno”, explica. Pero en casos severos se necesita hospitalización, e incluso, cupo en cuidados intensivos, ventilación mecánica, ventilación asistida.

Una persona que tiene hipoxemia y cuya saturación está por debajo de 94% o 93% “va a necesitar oxígeno y tiene que buscar ayuda para, con bombona o concentrador, tener el oxígeno. Deben tener el oxígeno permanentemente, porque a muchos de estos pacientes, si les quitas el oxígeno, le baja la saturación, y al bajarle la saturación empiezas a tener problemas de todo tipo”.

Una saturación por debajo de 90 no tiene capacidad para ofrecerle a las células del organismo la seguridad de su oxigenación para sobrevivir. Todo funciona con oxígeno en el organismo, reitera.

El paciente se puede recuperar en dos o tres semanas, pero otros quedan con necesidad de oxígeno por más tiempo, con síndrome post covid inflamatorio a largo plazo en el pulmón. “Esta es una fibrosis pulmonar que deja el virus residual por la gran inflamación que tuvo en el pulmón, y estos pacientes con esa fibrosis pulmonar pueden requerir oxígeno por largo tiempo. Tengo pacientes con cinco o seis meses que ya pasaron la COVID-19 y todavía necesitan oxígeno”.

El neumólogo comenta que todo paciente con COVID-19 que maneje una saturación por debajo de 92 o 93 necesita oxígeno. “El problema es que cada día tenemos menos bombonas para ofrecerles a los pacientes. He visto el esfuerzo de empresas de traer concentradores, y otras que ofrecen en alquiler. Es una gran ayuda para solventar el problema que estamos pasando”.

Complicaciones de la P1

Las estadísticas disponibles reflejan lo que sucedió con la variante inicial. Con ella “85% de las personas pasaban un virus como una gripe, y 15% se complicaban”. Pero ahora “tenemos variantes, ha llegado a Venezuela esta variante brasileña P1 que hemos visto que es más agresiva, que da otro tipo de sintomatologías que no da la variante original”.

Antes “veías a un solo miembro de una familia que se contagiaba, los demás no estaban contagiados y todo pasaba bien. Hoy día ves a todos los miembros de la familia contagiados, ves a uno en terapia intensiva, a otro en hospitalización y los otros están hospitalizados en la casa con oxígeno. Hay muchas complicaciones en este momento con esta variante nueva que está causando un poco más de estragos que la variante original”.

-¿Tenemos más complicaciones y más necesidad de oxígeno?

-Tenemos más necesidad de camas clínicas en hospitales y clínicas, tenemos más necesidad de oxígeno para darles oxígeno a estas personas en su casa, en el caso de que lo manejemos en la casa.

-¿Estamos en condiciones de donar oxígeno?

-En este momento nosotros necesitamos que nos donen oxígeno. No nosotros donarles a otros países oxígeno. El país está en crisis y la gente necesita oxígeno… ¿Cómo vamos a donar oxígeno, si nosotros mismos necesitamos oxígeno? Es una paradoja que no la entiendo.

-¿De cuánto es el déficit de oxígeno?

-No en todos los establecimientos donde se presta atención médica al pueblo hay oxígeno. Hace falta mucho oxígeno en centros, dispensarios, CDI, e inclusive en hospitales.

-¿En qué está fallando nuestra preparación para afrontar esta crisis ahora?

-Se ha visto a lo largo de los años la precariedad en la que se encuentran los hospitales de Venezuela. No podemos tapar el sol con un dedo. Todo el mundo lo sabe. Es púbico y notorio que durante muchos años los hospitales de Venezuela han tenido carencias, y siguen teniendo carencias. ¿Cómo nos vamos a preparar? Teniendo muchas más camas de hospitalización operativas, teniendo muchas más camas con oxígeno, acondicionando muchas más unidades de cuidados intensivos, aumentando la capacidad de camas. Es la única manera. No importa que sean hospitales de campaña, no importa que sean carpas que se pongan frente a clínicas y hospitales donde pongas camas con oxígeno o camas de cuidados intensivos transitorias en carpas. Lo ha hecho todo el mundo. ¿Por qué Venezuela no puede hacerlo?

-No es solamente poner una cama.

-No es solamente poner una cama. Tienes que poner una cama con oxígeno, una cama que tenga un personal que atienda al paciente. Tienes que tener personal de enfermería, personal paramédico; todas las condiciones que debes tener. Una cama de hospital o de clínica. No es poner una cama por ponerla; debe tener todos los requerimientos. Si dices “voy a abrir unas unidades de cuidados intensivos”, metes 12 camas, pero la UCI necesita un monitor, un ventilador, fuentes de aire comprimido, electricidad, dos enfermeras por cada cama. Necesitas personal, necesitas todo. Necesitamos más camas de hospitalización y más camas de cuidados intensivos para que el pueblo no ande pasando penurias de un lado para otro.

-¿Cuántas camas más?

-Muchas camas más. Imagina que se enfermen a la vez 5 mil personas en Caracas. ¿Dónde consigues en un día 5 mil camas para 5 mil personas que se enfermen a la vez? No las tienes, y ese es el problema que está pasando. Veníamos solventando problemas en clínicas y hospitales porque no se enfermaban tantas personas a la vez, pero al haber una ola de epidemia, que se enferman 100 personas en un día, ¿donde metes a 100 personas enfermas en un día si no tienes capacidad?

-¿Qué habría que hacer en este momento? ¿Poner oxígeno en el Poliedro?

-Debes tener camas de cuidados intermedios e intensivos con todos los requerimientos. Y uno de los requerimientos es tener oxígeno. Si vas al hospital Pérez de León, y en el estacionamiento vas a armas una gran carpa para meter 20 pacientes complicados, esas 20 camas necesitan un personal de enfermería, material médico-quirúrgico, oxígeno. Necesitas todas las comodidades, porque si vas a meter 20 camas pero no das los requerimientos básicos, no estás armando 20 camas.

-¿Cuál es la dotación para cada cama UCI?

-Lo que realmente dictan las pautas internacionales es que cada cama de terapia intensiva necesita una enfermera profesional y una auxiliar para cada paciente. Y a veces tienes en una unidad de cuidados intensivos, para cuatro pacientes, dos profesionales y dos auxiliares, porque tienes escasez de personal.

En este momento la falla es “falta de camas”, concluye. “Estamos full. Las camas que están tienen los requerimientos, pero nos hacen falta más camas. No es que la cama del hospital no tiene oxígeno; el problema es que no tenemos más, que todas están llenas”. Si clínicas y hospitales están full “tienes que resolver manejando a los pacientes en las casas, para manejar un paciente en una casa, con COVID-19 moderado, que lo puedas dejar con una bombona o un concentrador de oxígeno necesitas oxígeno”.

Para Orsoni Venezuela debería seguir el camino de China: “Creó, en menos de un mes, un hospital con mil camas. Si el gobierno tuviese la capacidad de decir que va a montar un hospital que va a traer de China, para montar mil camas, sería fabuloso, porque le estás resolviendo el problema a mil pacientes. ¿Tenemos el dinero, la voluntad política? Sería ideal que en las negociaciones del gobierno con China, le diga ‘mándame a un hospital de campaña de mil camas y móntamelo en este sitio’. Esto sería ideal, porque le resolvería el problema a mil personas”.

Como médico aclara que no es político, pero insiste en que de haber un acuerdo entre los políticos se debe decidir en favor del bienestar de las personas enfermas. “Si van a discutir ‘vamos a montar un hospital de mil camas’, discútanlo y háganlo, pero no se quedan en palabras ni en promesas”, exhortó. “Se necesitan soluciones, no se necesitan más conflictos”.

Compruebe también

Entrena la memoria y fortalécela a largo plazo

La salud mental es muy importante, sobre todo con el paso del tiempo, y hacer …