La Nasa invierte 105 millones de dólares en el desarrollo de tecnología para pequeñas empresas de EEUU

La Nasa tiene una larga historia de apoyo a los empresarios estadounidenses en el desarrollo de tecnologías desde las ideas hasta la preparación comercial. El programa Small Business Innovation Research (SBIR) de la agencia está fomentando ese legado con 140 nuevos premios de la Fase II a 127 pequeñas empresas de EEUU que les ayudarán a llevar sus innovaciones al mercado.

Los premios a estas pequeñas empresas, ubicadas en 34 estados y Washington, DC, suman un total de 105 millones de dólares. El programa de pequeñas empresas de la Nasa se dedica a encontrar las tecnologías más útiles para la agencia y el mercado comercial y a obtener esas innovaciones de un grupo diverso de empresarios con diferentes antecedentes y perspectivas. Las empresas elegidas para la financiación de la Fase II incluyen 33 pequeñas empresas propiedad de mujeres, propiedad de minorías y propiedad de veteranos.

Todos los premiados recibieron contratos iniciales SBIR Fase I en 2020 para demostrar los méritos de sus innovaciones y mostrar cómo podrían contribuir a los esfuerzos de la Nasa en exploración humana, tecnología espacial, ciencia y aeronáutica. Los premios de la Fase II les proporcionarán a cada uno hasta 750.000 dólares para avanzar en sus tecnologías hacia una posible comercialización. Las empresas pasarán hasta dos años desarrollando, demostrando y entregando sus proyectos propuestos.

“Estas pequeñas empresas recibieron premios de la Fase I hacia el inicio de la pandemia global y perseveraron para desarrollar soluciones tecnológicas prometedoras y emergentes”, dijo Jim Reuter, administrador asociado de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial (STMD) de la Nasa. “A medida que el gobierno ayuda a que las pequeñas empresas vuelvan a encarrilarse, valoramos su compromiso y dedicación para apoyar las misiones y los objetivos de la Nasa”.

Entre las empresas se encuentra InnoSys, una pyme de Salt Lake City, Utah, que desarrolló un concepto para una cámara que puede funcionar en temperaturas extremadamente altas, tal vez incluso en Venus, donde la temperatura de la superficie puede alcanzar los 900 grados Fahrenheit. Su innovación reemplaza los sobres de vidrio en los tubos de imágenes convencionales con otros materiales, como el cuarzo o el zafiro, que pueden soportar entornos hostiles. Más allá de las aplicaciones de misiones espaciales, la empresa quiere crear cámaras para captar imágenes de incendios u hornos de alta temperatura de cerca y para inspeccionar los núcleos de los reactores nucleares.

Objetivo

La Nasa tiene como objetivo ayudar a las pequeñas empresas como InnoSys a centrarse en la comercialización. El programa ofrece oportunidades de financiamiento adicionales para las pequeñas empresas si su trabajo en la Fase II resulta exitoso, ayudándolas a encontrar clientes fuera de la agencia.

“El período del contrato de la Fase II es un momento emocionante, ya que las pequeñas empresas ponen en práctica sus ideas y desarrollan prototipos atractivos para la Nasa y los inversores privados”, dijo Jason L. Kessler, ejecutivo del programa SBIR de la Nasa. “Las tecnologías seleccionadas han mostrado un gran impacto potencial para sus respectivos sectores, y estamos orgullosos de invertir continuamente en la economía aeroespacial en auge de hoy a través de estas pequeñas empresas”.

Por otro lado, Micro Cooling Concepts, con sede en California, ha trabajado con el programa SBIR y Small Business Technology Transfer (STTR) de la Nasa desde 2004 en varias innovaciones de gestión térmica. Este año, la Nasa seleccionó a la compañía para un contrato de Fase II para construir un intercambiador de calor compacto y liviano con posibles aplicaciones de propulsión de aeronaves electrificadas. Utilizando el desarrollo y las lecciones aprendidas durante la Fase I, Micro Cooling Concepts avanzará en su tecnología de energía limpia para respaldar potencialmente nuevas configuraciones de aeronaves para la Nasa, el ejército y el sector comercial.

Por último, Tietronix Software, una pequeña empresa de propiedad de minorías en Houston, fue seleccionada para desarrollar un “experto” médico virtual que incorpora inteligencia artificial y realidad aumentada. Al trabajar en su concepto durante la Fase I, Tietronix Software reconoció la necesidad de integrar a la perfección los recursos médicos, el conocimiento, la capacitación, la guía de procedimientos y el soporte de diagnóstico. El sistema podría proporcionar a los astronautas autonomía médica durante misiones extendidas y beneficiar al ejército u otras organizaciones en lugares donde los profesionales médicos tienen disponibilidad limitada.

Notiespartano

Compruebe también

Posibles efectos de la quinta generación

La evolución tecnológica va a pasos agigantados, y prueba de ello, es que hace poco …