Estudian casos «muy raros» de síndrome de fuga capilar tras AstraZeneca

El último Informe de Farmacovigilancia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) confirma que el efecto secundario que más se ha reportado en las cuatro vacunas contra el Covid-19 aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) es la fiebre, que las mujeres presentan más efectos adversos que los varones, y que estos también son más frecuentes entre las personas de 18 a 65 años que en los mayores de esa edad.

En este quinto informe del organismo se indica, además, que se está estudiando la posible asociación de la vacuna de AstraZeneca con cinco casos aislados de síndrome de fuga capilar; en concreto, señala que se han detectado “cinco casos procedentes del Espacio Económico Europeo y el Reino Unido de este raro trastorno, caracterizado por una extravasación de fluidos desde los vasos sanguíneos, que origina inflamación de los tejidos y una bajada brusca de la presión arterial. En estos territorios, con fecha 4 de abril de 2021, se habían administrado alrededor de 34 millones de dosis de esta vacuna”.

Debido a esto, se añade en el documento, “se revisarán todos los datos preclínicos, clínicos, de postautorización y de la literatura científica para identificar si pudiera existir una asociación causal entre Vaxzevria y los casos notificados”. El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC) de la EMA también ha anunciado que se evaluarán casos aislados notificados tras la vacunación con AstraZeneca de síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad que la EMA ha descrito como un “trastorno del sistema inmunológico que causa inflamación de los nervios y puede provocar dolor, entumecimiento, debilidad muscular y dificultad para caminar”.

En qué consiste el síndrome de fuga capilar

El síndrome de fuga capilar o de extravasación capilar sistémica (SCLS) es una patología grave que desencadena episodios de hipotensión, edema o hipovolemia, que suele afectar a personas de alrededor de 45 años, y en la que se alternan la aparición de crisis con etapas estables. Entre estas fases puede transcurrir más o menos tiempo, desde una pocas semanas a varios años.

Las crisis pueden ser de mayor o menor gravedad e iniciarse con síntomas como debilidad, cansancio, hipotensión, mialgias, alteraciones digestivas, fiebre ocasional o aumento de peso. Posteriormente comenzaría la fase de ‘fuga’, en la que se experimentan síntomas como oliguria (disminución de la producción de orina), hipotensión y la aparición de edema en la cara o las extremidades superiores que no afecta a los pulmones. En la última fase, la de post-fuga, se produce una reabsorción masiva de edemas que origina poliuria (exceso de orina) y pérdida de peso.

Con información de WebConsultas

Compruebe también

Moderna sitúa hipotético desarrollo de una vacuna contra ómicron para 2022

La farmacéutica estadounidense Moderna, creadora de una de las vacunas más usadas contra la Covid-19, …