Entre primarias y encuestas por José Gregorio Rodríguez

El transcurrir del tiempo ha ido aclarando el panorama en la ruta a las megaelecciones regionales y municipales del 21 de noviembre próximo.

Esta semana ha arrojado muchos indicios en relación al tema en el campo opositor, donde siguen enredados por el eterno conflicto de Shakespeare en Hamlet, del “ser o no ser, esa es la cuestión”.

Desde el gobierno, el PSUV y sus aliados del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, nunca ha existido ninguna duda, desde que escogieron la vía electoral en 1998 para dirimir las diferencias políticas, han participado en todas las elecciones convocadas por el Poder Electoral.

Han ganado y han perdido, pero en todas han participado y reconocido el veredicto del pueblo.

El bloque opositor ganó el referéndum constitucional del 2 de diciembre del 2007, por algo menos de 20 mil votos y el propio presidente Hugo Chávez, reconoció el resultado.

Luego, el 6 de diciembre del 2015 la alianza opositora agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática, obtuvo una importante victoria en la Asamblea Nacional, la cual, en lugar de administrar con sabiduría, dilapidó en el eterno “mar de contradicciones” que ha caracterizado su errático transitar político en más de 20 años.

Pero los errores de la oposición en este quinquenio y las innumerables victorias políticas del gobierno, después de las elecciones parlamentarias del 2015, no son el tema de este escrito dominguero, aunque es bueno recordar estas cosas que acabamos de mencionar.

Son muchos los jóvenes venezolanos que votarán por primera vez y deben conocer que es lo que ha sucedido en nuestro país en estos tiempos de revolución bolivariana, más allá de lo que dicen las grandes corporaciones mediáticas del mundo y se pontifica a través de las redes sociales.

Tal cual lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el pasado 5 de enero se instaló la nueva Asamblea Nacional, elegida por el veredicto del pueblo en diciembre pasado y como lo estableció entre sus principales prioridades su nueva junta directiva, procedió a la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), que corrigió más de 15 años de omisión legislativa en esta materia.

El nuevo Poder Electoral convocó para el próximo 21 de noviembre unas megaelecciones regionales, donde se escogen: gobernadores; alcaldes; diputados regionales y concejales municipales.

Los sectores de la oposición que participaron en las elecciones de diciembre del 2020 ratificaron su compromiso para seguir transitando la vía democrática, electoral y constitucional para la de reinstitucionalización el país, tanto los que salieron electos a la nueva AN, como los que participaron y no resultaron favorecidos en esta oportunidad por la voluntad popular.

Continúan las conversaciones y el poder legislativo, con el acompañamiento del alto gobierno y la participación de los sectores de la oposición representados en la AN, trabajan intensamente en procura de la más amplia participación del antichavismo, en la contienda electoral de noviembre próximo.

Poco a poco se irán conociendo más detalles, en la medida que se acerquen los lapsos establecidos en el cronograma electoral para la postulación de candidatos a las elecciones de noviembre.

Por lo pronto, este 27 de junio el PSUV se realizó el proceso de consulta a las más de 14 mil Unidades de Batalla Bolívar- Chávez (UBCH), que agrupan cerca de 8 millones de militantes de esa organización, para postular candidatos y candidatas a las elecciones primarias que con el derecho a la participación de todos los inscritos en el Registro Electoral Permanente del CNE, podrán elegir los candidatos de ese sector a las gobernaciones, alcaldías, legislaturas regionales y concejos municipales, el próximo 8 de agosto.

Por su parte, el sector opositor avanza utilizando el mecanismo del consenso, con el apoyo de las encuestas para escoger su aspirantes a los diferentes cargos en disputa, y aun cuando es verdad son muchas posiciones a escoger, también es cierto que son demasiados aspirantes por múltiples razones, entre otras por elevado nivel desempleo que registra ese sector, por la ruta abstencionista que escogieron desde hace un buen tiempo.

Sin embargo, como toda regla tiene su excepción y nunca falta algún  “rolo e’ vivo”, le corresponde a Nueva Esparta nuevamente, poner la nota de la discordia en el proceso de entendimiento opositor nacional.

Esta semana visitó la isla de Margarita, el líder fundador del partido El Cambio y ex candidato presidencial Javier Bertucci, para reunirse con los jefes de los partidos políticos del espectro opositor insular.

Vino con un mensaje claro, los partidos de la Alianza Democrática que representa y que participaron en alianza perfecta en las parlamentarias de diciembre pasado; AD (Bernabé), AP (Henry Falcón), Copei (Miguel Salazar), Cambiemos (Timoteo Zambrano), PV (Luis Parra), además el Movimiento Ecológico de Venezuela, Unidad Visión Venezuela y Compromiso País, entre otros, acordaron escoger candidatos por la vía de las encuestas y el consenso.

Se reunió primero con el ex gobernador y candidato, Morel Rodríguez Ávila y los integrantes de su comando político electoral, a quienes explicó el sentido de su visita y la metodología resuelta para escoger candidatos a todas las instancias en disputa el 21 de noviembre. Quedaron en mantener la comunicación y profundizar el contacto político para afinar acciones en conjunto en esa dirección.

Luego, le correspondió el turno a quienes respaldan al gobernador Alfredo Díaz, quienes comenzaron con una convocatoria incompleta realizada por el coordinador regional de AP, quien en un autobús facilitado por la gobernación donde detenta un alto cargo, recogió a sus invitados al cónclave.

Dejó por fuera partidos claves en la región, como Copei, el Movimiento Ecológico y Primero Venezuela, cuya representante se les apareció en la reunión y cuya presencia se convirtió en la “inesperada” disidencia.

Me cuentan que muchas cosas se dijeron allí, subidas de tono buena parte de ellas, con un lenguaje poco constructivo para el acercamiento y la consolidación de una fórmula unitaria de la oposición en Nueva Esparta. Bertucci les llamó la atención en repetidas oportunidades y exigió respeto para la dama de PV, a quien descalificaron en repetidas oportunidades.

El jefe de las finanzas públicas de la gobernación entró en cólera y amenazó con presentar su candidatura a la alcaldía del municipio Maneiro para dividir la oposición, aunque no supo explicar de dónde saldría su fuerza electoral.

Hasta el “reverendo” Javier Bertucci, llevó lo suyo. Manifestó su desacuerdo con la designación de una comisión para impulsar las “primarias” si consultar a nadie y “llevó lo suyo”. Así sería la cosa que se marchó y no se reunió con el gobernador.

Los “conjurados por las primarias” salieron a reunirse con Alfredo Díaz en su despacho, quien luego de escuchar los pormenores del fracasado entente de sus colaboradores para “envolver” al visitante, los descargo y dijo que eso pasa porque no cuenta con un partido de verdad, cuyo jefe sirva de operador político.

Luego conocimos que AD (Bernabé), no asistió a la reunión por instrucciones del gobernador, quien habría comentado que, si ese partido lo dirigiera “su” secretario general de gobierno, lo habría enviado a la reunión y eso no habría sucedido.

Así están las cosas en la política local. Entre primarias, consenso y el dedo de quien más grita en la “trapisonda”, se escogen los candidatos para el 21 de noviembre.

JoséGregorioRodríguez/[email protected]

Compruebe también

Vuelvan Caras por César Pérez Vivas

Vuelvan Caras ese debe ser nuestro grito en esta hora frente a los que se sienten derrotados, ante a los que no tienen esperanza,