Once civiles muertos en el Congo tras ataque rebelde

Once civiles murieron la pasada madrugada en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) en un ataque de los rebeldes ugandeses del Frente Democrático Aliado (ADF), confirmaron este jueves (01.07.2021) activistas de la sociedad civil.

El ataque tuvo lugar en el barrio de Rwangoma, ubicado en la ciudad de Beni, en la provincia de Kivu del Norte, donde los rebeldes hicieron una incursión. «Los atacantes se habían mezclado con la población. Eran alrededor de las 23:00 y actuaron durante varias horas. Fue hasta las 02:30, cuando terminaron y se fueron», relató a Efe por teléfono el presidente de la sociedad civil de Beni, Kizito Bin Hango.

«Atacaron casas, donde entraban y mataban a personas», precisó Hango, al precisar que los atacantes usaron armas blancas y de fuego y «se llevaron comida». «Otros civiles fueron asesinados en la plaza central de Rwangoma, donde recogimos nueve cadáveres, y otros dos en un camino para llevarlos a la morgue del hospital general de Beni», agregó el activista.

Gloire Kivetya, presidente de un organismo que representa a los grupos de la sociedad civil en el distrito de Beu de Beni, culpó del ataque a las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), un grupo militante islamista que afirma tener vínculos con el Estado Islámico. El Kivu Security Tracker, también dijo que se sospechaba del ADF. Sin embargo, este grupo no ha reivindicado el ataque.

El vecindario está rodeado por efectivos del Ejército. «Estamos trabajando. El enemigo ya está debilitado. Lo vamos a presionar más», declaró a Efe el portavoz militar, capitán Mack Azukay, sin facilitar detalles sobre el ataque. Hay unos 700.000 desplazados internos en Beni, 57.000 de los cuales se encuentran en la ciudad misma, cifra un informe de Naciones Unidas del martes.

Notiespartano/DW.com/Reuters

Compruebe también

Google bloquea red de bots que «secuestraba» un millón de dispositivos

Google ayudó a bloquear la amenaza de una red de ciberdelincuencia con el control de cerca de un millón de dispositivos electrónicos